No hay nada como el rabbit ('conejo'). Y no soy la única que lo piensa porque es el modelo de vibrador más vendido en el mundo. La persona que inventó el rabbit es como Dios para mí. La mayor parte del placer proporcionado por un vibrador con esa forma tenemos que agradecérsela a las orejas de conejo, que son las que estimulan el clítoris. Aquí encontrarás todas las reseñas de rabbits que he realizado.