En el BDSM el dominante es quien manda.