Fruto de una fusión creativa entre profesionales de oriente y occidente. Adrien Lastic vio la luz en el 2008 y fue rodeándose de una familia de colaboradores polifacéticos, de origines varios, que compartieran su pasión por el desafío, el riesgo y la aventura, para seducir con ideas nuevas y diseños exclusivos el mundo de los objetos de placer.