Los cuellos son como pequeños cuerpos con sus propias curvas únicas, tacto y olores. Para algunos fetichistas de cuello, la nuca tiene la misma importancia que unas piernas largas. Sin duda, el cuello es una zona erógena que responde bien a la exploración por manos, bocas y ojos.