La perspectiva de una ticklee

Hasta ahora, he hecho todas mis fotos de fetichismo de cosquillas desde la perspectiva del tickler.

Después de una sesión de fotografía intensa donde los protagonistas fueron mies pies y el cosquilleo despiadado por parte de mi fotógrafo, me despedí y sonreí. Era una tortura más exquisita para mí; todavía tenía que recibir todas las imágenes para poder darles mi aprobación. Cuando me llegaron, empezar a examinarlas con la objetividad artística y la indiferencia forense fue un verdadero hito.

Organizar mis imágenes de fetichismo de pies siempre me ha resultado un proceso didáctico y perspicaz porque, después de todo, analizo mis propios pies. Pero hay veces en las que no los reconocía. Había formas en los dedos y curvas en los arcos que no había visto nunca, sin contar el punto de vista de un fetichista centrado plenamente en mis pies. Hasta hace poco, por ejemplo, no sabía cómo eran mis plantas arrugadas. Había otros muchos detalles que jamás aprecié.

A Ticklee's Perspective Venus O'Hara by Mr Tickle BCN-0001

Un fotógrafo que combina las habilidades de la composición creativa con los credenciales de un tickler dominante en un juego de rol es algo único. Para conseguir trabajar de manera eficiente y promover su perspectiva fetichista de la manera adecuada, el tickler paparazzo necesita lograr un balance entre su cámara con una mano mientras me hace cosquillas en los pies con la otra. No es fácil, y ser ambidextro es una gran ventaja. Tal y como él me dijo: “Ahora tengo las dos manos libres para hacerte cosquillas más intensas”.

A Ticklee's Perspective Venus O'Hara by Mr Tickle BCN-0008

Me encantaba notar cómo sus grandes manos esculpían y rozaban mis pies atados para hacerme cosquillas. El contraste de sus palmas y dedos morenos con mis dedos pálidos hacía que mis pies se vieran finos y delicados. A medida que me trazaba las imágenes en mi mente y les daba forma con la cámara, empecé a comprender la naturaleza surrealista de la experiencia. Mi apreciación y compresión sobre el fetichismo de pies y del cosquilleo comenzó a madurar y evolucionar minuto tras minuto.

Aunque la experiencia era divertida e informativa, después de un rato me di cuenta de que mi disfrute natural por las cosquillas se dificultó por la responsabilidad que conllevaba tener la cámara en mis manos. La concentración requería que me centrase en los detalles de mis pies, y sus respuestas físicas al estímulo continuo del cosquilleo significaban que no podía dejarme llevar completamente por los placeres privados intensos de una ticklee. Devolví la cámara a regañadientes. Mi fotógrafo, MrTickleBCN, encogió los hombros, hizo pucheros y continuó con su multitarea de hacer cosquillas y fotos.

Yo me quedé observando cómo hacía su trabajo y se concentraba completamente en su técnica de cosquilleo y en mi placer.

En ocasiones, me acordé de contar con ver su versión pictórica de los hechos comparada con mi propia perspectiva como ticklee.

Puedes ver más fotos de esta sesión en mi MEMBERS AREA

Ahora se puede pagar con PayPal!!!

Fotos por Mr Tickle BCN

pink_button

Members | Billing Support

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest