Ir sin sujetador

Hace años, cuando todavía estaba en la universidad, era la definición de una estudiante pobre y mi mejor amiga era igual. Siempre estábamos buscando la manera más barata de divertirse tanto como podíamos.

Un día, en una tarde particularmente calurosa y soleada, se nos ocurrió una idea. Asaltamos la caja de primeros auxilios de la residencia universitaria y sacamos el algodón. Lo enrollamos en bolitas y las colocamos en los extremos de nuestros pezones por debajo de un top muy fino y por supuesto – sin sujetador. Y decidimos hacer “un experimento sociológico”.

 

Íbamos por todo el campus con nuestros pezones exagerados impudentes para ver si la gente nos miraba las tetas. Empezamos a contar las miradas de los estudiantes y profesores que se cruzaban con nosotras…

Me acordé de aquel verano, cuando me preparaba para esta sesión de fotos y vi mis senos en el espejo cambiante. Mi apartamento estaba un poco frío y mis pezones estaban duros y erectos.

Me puse mis mejores tacones, mi ropa interior negra más sexy y una blusa negra transparente, que era lo suficientemente abierta como para lucir mi escote y desviar cualquier mirada hacía él.

Photos by Yuky.

 

2 comentarios en “Ir sin sujetador”

  1. menos mal que no me crucé aquel día contigo… por lo que hubiera podido pasar jajajajaja 😀 un besito y una historia como siempre fascinante y excitante… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba