Tengo varios esclavos y cada uno tiene sus preferencias y fetiches. Uno en particular, le gusta ver como aplico mi maquillaje por el Skype. Le encanta el ritual; base, ojos, mejillas y pintalabios. Le gusta ver como mi cara se transforma pero lo que más le excita es cuando me equivoco y tengo que borrar lo que he hecho y empezar de nuevo.

Mi esclavo se queda en silencio cuando estoy definiendo los ojos con eyeliner negro. Es la precisión y mi concentración lo que le obsesiona.

Al delinear los labios, ya empieza a respirar más profundamente y noto su excitación. Cuando termino, le soplo un beso por el webcam y le pregunto si le gusta mi maquillaje. Se sonríe.

También disfruto de nuestras sesiones de maquillaje y a veces si me siento cruel, apago el webcam en un momento clave, así me suplica para que lo vuelva a encender. Después de todo, es un esclavo, y necesitan disciplina continua para obtener lo mejor de ellos.

 

[nggallery id=54]

Fotos Lourdes Ribas de Pixelstudi

Maquillaje: Diana Shulga

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest