El proceso de escribir unas memorias eróticas

Después del fenómeno Grey del 2012, las editoriales son mucho más receptivas a la idea de que el sexo vende a un público mainstream. Como fetichista y escritora, tengo que decir que estoy encantada que el BDSM en la literatura, hasta cierto punto, ha sido normalizado.

Mi objetivo principal a la hora de escribir La máscara de Venus (Planeta) era bastante claro: simplemente lo escribí como si nadie fuera a leerlo. Esta técnica me liberó de inmediato para ser abierta y honesta acerca de mi historia sexual, y como resultado, es sin duda mi obra más personal. Escribí las primeras páginas de prueba, crucé los dedos, esperando que tendría la oportunidad de continuar. Funcionó y recogí mis diarios personales y recordaba mis aventuras del pasado.

 

veuve clicquot

La botella champán que sale en el libro. Sí, ¡la guardé!

Tenía la estructura muy clara en mi mente desde el primer momento. Mi enfoque principal fue el FemDom (dominación femenina) y aunque solo representa una parte de mi sexualidad, es sin duda la parte que más me enciende, incluso desde una edad muy temprana.

Hice una hoja de cálculo en Excel para mi editor para explicar mi historia de la manera más sencilla posible. Había cuatro columnas; los nombres de las ciudades, mi edad en un momento dado, los nombres de los amantes y las prácticas de BDSM en cada historia. Mi editor se detuvo durante una de nuestras reuniones cuando leyó la hoja de cálculo: «¿Lluvia dorada a los 18?» me preguntó, frunciendo el ceño. Sonreí y asentí con la cabeza, y sentí un cosquilleo entre mis muslos porque me entraron unas ganas increíbles de escribir ese capítulo en particular.

Leí en una página web de escritores que aconsejaban escuchar música del pasado para escribir unas memorias. Entonces preparé mis playlists del pasado y escribí sin parar durante cuatro meses. Tuve que posponer mi vida social y depender en mis mejores amigos para animarme cuando lo necesitaba.

Por primera vez en mi carrera de escritora, no sufrí ningún “bloqueo mental”. Al contrario. Algunas noches fue imposible parar de escribir. La única cosa que me costaba fue encontrar un nombre para el libro, que no decidimos hasta casi al final del proceso. Cuando apostamos por “La máscara de Venus”, fue el momento de pensar en la portada que ha sido inspirada en La Venus del Espejo de Rubens.

rubens

Después de entregar el primer manuscrito fue curioso observar cómo mis recuerdos se convirtieron en galeradas hasta tener el primer ejemplar del libro entre mis manos. Fue solo entonces que me di cuenta de lo que acababa de hacer… “Oh My God, he escrito un libro sobre mi vida… ¿Estoy loca?” pensaba, y empecé a dudar sobre todo lo que había escrito. Me preguntaba si quizás había contado demasiadas cosas… Pero of course, era demasiado tarde este tipo de reflexiones.

galeradas la mascara de venus

primer ejemplar

El primer ejemplar

Ahora que mis memorias eróticas por fin han sido publicadas, no puedo negar que es una sensación extraña. Cualquiera que compre un ejemplar podrá leer detalles muy íntimos sobre mi pasado.

Igualmente tengo la sensación de que era algo que tenía que hacer.

Y ahora ya está hecho.

Si quieres conseguir un ejemplar de La máscara de Venus besado y dedicado, haz click aquí.

fnac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba