Ya que es invierno, puedo volver a disfrutar de llevar de nuevo un panty.

Llevar panty es como una segunda piel erótica. Al definir la forma de la pierna femenina, rebelando sus contornos y cada detalle a la perfección; despertando el deseo. Al mismo tiempo, ponen una barrera transparente entre los contornos y el resto del mundo sensual. El panty oculta y revela al mismo tiempo.

Hace unos años, el panty era visto como una de las prendas menos sexy pero últimamente y vienen en estampados más elaborados y provocadores. Cuando llevo un panty de encaje siempre provoca una reacción positiva.

Durante esta sesión, quería mostrar mis piernas en panty y elegí uno de color púrpura con estampado. Mi pelo rojo contrastaba perfectamente contra ello y también iba perfecto con el top de encaje negro que llevaba. El tanga de diamante que llevaba abajo le daba un toque más fetish.

Para celebrar el fetiche panty, hice posturas de yoga por el suelo y me imaginaba que hacía un anuncio de panty.

Photos by Yuky

[nggallery id=32]

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest