El fetiche de las motos

Cuando pienso en el fetiche de las motos, recuerdo la película Grease 2. El personaje de Stephanie, interpretada por Michelle Pfeiffer, tiene una visión muy específica de su hombre ideal. Ella sueña con un motorista misterioso solitario que aparece de la nada, muestra su poder y se pierde en la noche. Me encanta cuando un estudiante Inglés, interpretado por Maxwell Caulfield, juega con su fantasía, se compra una moto y la recoge en la puerta de su casa por la noche. Se convierte en su “cool rider” ideal.

Yo no soy muy fan de las motos, pero me encanta el look motero. Para mí, eso tiene que incluir un mono de cuero, guantes y un casco negro con visera oscura que hace que el usuario parezca anónimo.

Para los entusiastas de motos, Barcelona es el lugar perfecto para disfrutar de este fetiche. Según La Vanguardia, es la segunda ciudad europea con más motos por habitante.

Antes de comenzar esta sesión de fotos, el fotógrafo me mostró su nuevo casco de moto con orgullo. En seguida, quería posar con ello y decidí posar en topless con solo guantes y el casco.

Todavía no me gustar subir en moto. Sin embargo, tengo que confesar, que si un “cool rider” como aquel de Grease 2 apareciera, podría cambiar de opinión.

Fotos: Sebas Romero.[nggallery id=35]

2 comentarios en “El fetiche de las motos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba