Cuando me convertí en probadora de preservativos

Cuando me convertí en probadora de preservativos

Cuando me convertí en probadora de preservativos

Estoy agotada. Ha sido una semana intensa después de salir en la portada de Interviú, el lanzamiento del O Venus, tener que organizar un montón de cosas y escribir artículos. Y si todo eso no fuera suficiente, encima anoche me convertí en probadora de preservativos, algo que requería mucha energía.

A diferencia de ser probadora de juguetes eróticos, para estas pruebas en particular contaba con un hombre. No solo para ponerse el preservativo, sino para darme su opinión. Otra diferencia es que el proceso de probar preservativos tarda mucho más que el de los vibradores…

«Adivina quién se ha convertido en probadora de preservativos,» escribí en un WhatsApp a un amigo con derecho a roce. Es alguien que me está ayudando con todos mis sexperimentos últimamente y está encantado de descubrir cosas nuevas. Enseguida se ofreció para colaborar conmigo en esta nueva faceta en mi carrera profesional.

Durante este intercambio de mensajes, tuve un dilema moral; ya estaba escribiendo un artículo que tenía que haber terminado hace tres días… Pero al pensar en quedar para sexo, sentí la tentación de dejarlo sin terminar por un día más y atender a mis necesidades carnales. Además, con todo el trabajo que he tenido, deseaba sentir piel, calor humano y escapar del estrés durante un rato. Cuando me di cuenta de que lo que más anhelaba también formaba parte de mi trabajo, de repente me sentí menos culpable.

condonesmix

Naturalmente, después de recibir tantos preservativos (no sé cuantos porque no los he contando) y de todo tipo, no sabía cuáles escoger primero. Lógicamente, probarlos todos tardaría meses. Por esto, pensaba en usar varios durante el mismo polvo…

Empezamos con Adore Ripped Pleasure de Pasante. Era un preservativo texturado. No conocía la marca Pasante, pero que después de investigar, he descubierto que está teniendo mucho éxito. Es una marca británica con a lot of variedades. Entre ellas: chocolate, extra seguros, finos, grandes, fluorescentes, de sabores, colores, para pieles sensibles y muchos más.

IMG_6810

El que usamos tachaba todas las casillas en cuanto a los requisitos básicos de un condón: era cómodo, fácil de poner, y fino. Después de un rato, decidimos cambiar de preservativo, algo que me hizo pensar en el cambio de neumáticos en la Fórmula 1, antes de seguir con la carrera…

Después escogimos un preservativo negro. Curiosamente, los dos estuvimos desnudos salvo por nuestros calcetines negros, algo que es un bajón para la mayoría, pero a mí me pone a mil. No sé por qué. Me hizo gracia notar que el preservativo negro hacia juego… Era muy fetish.

Mi amigo quedó muy contento con los preservativos, y más importante, con ganas de seguir colaborando conmigo en mis pruebas. Cuando llegué a casa después, volví a mirar mi nueva colección de preservativos y me entraron ganas de más. Sobre todo cuando me di cuenta de que también había condones fluorescentes… oh my God!!

IMG_6809

Cada uno representa un momento mágico del futuro, y me emociono solo al imaginar cómo acabaré usándolos.

Estoy convencida de que tener muchos preservativos, de todo tipo, da más ganas de tener sexo. Otra ventaja es que puedes tenerlos por todas las partes para que nunca te quedes sin. Por ejemplo en tu billetero, en el coche, bolso de mano, mesilla de noche, cuarto de baño, o incluso en el trabajo…

Of course, para tener una súper colección así, es recomendable comprarlos online. Es mucho más económico y discreto que comprarlos en una farmacia.

Al ver tantos colores, sabores, texturas etc.., está claro que el condón, además de prevenir las ITS y los embarazos no deseados, es EL juguete erótico definitivo para parejas.

CondonesMix vende mucho más que preservativos. También podrás encontrar juguetes eróticos, lubricantes, lencería y mucho más.  Visita su web aquí. 


venusohara2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba