Confesiones de mi primera pedicura profesional

Confesiones de mi primera pedicura profesional

Era una tarde de sábado cálida y pegajosa cuando me di cuenta de que había cometido un error por no haber reservado un tratamiento de pedicura profesional antes. El motivo que hizo crecer mi ansiedad fue que tenía una sesión fotográfica de fetichismo de pies programada para el día siguiente, donde mis pies iban a ser los protagonistas. Sabía que tenían que estar en perfectas condiciones.

No mucho antes me encontré paseando por las calles del barrio de Gracia en Barcelona, preocupándome sobre mis pies. Busqué por todos los sitios que recordaba, pero todos los salones estaban reservados. Lo mejor que podían ofrecer era una cita el lunes siguiente, lo cual habría sido demasiado tarde. Por un momento pensé en hacerme la pedicura yo misma. Tengo todos los materiales necesarios y provisiones en casa para conseguir resultados profesionales, pero no era realmente mi intención. Lo quería hecho para mí y sentí que tenía que mimarme.

 

 

Pedicure Venus O'Hara by Lourdes Ribas -0001

Después de una hora de buscar y probar diferentes lugares, tuve suerte. Encontré un sitio que le darían a mis pies el mimo que se merecían. Cuando el pedicura estaba listo para mí, de repente me puse nerviosa. Había caminado durante años y esperaba que mis pies no oliesen demasiado por ello. Mis deportivas y calcetines salieron sin retraso y miré hacia abajo. Mis pies sin pedicura estaban un poco rojos y la piel estaba dura en algunos lugares. No me había dado cuenta de lo roto que estaba mi esmalte de uñas.

Pedicure Venus O'Hara by Lourdes Ribas -0027

Debo confesar que no sabía realmente qué esperar. Presté atención estricta a todo lo que hacía el pedicura, así podía mejorar mi propia técnica. Fue una verdadera sorpresa no acabar con dolor de cuello, que es lo que me pasa casi siempre que me lo hago yo misma. Aunque mis pedicuras son más rigurosas, no podía quejarme ese día. Me senté hacia atrás lentamente, relajada  y acogí con entusiasmo toda la atención que recibieron mis pies. Imagina mi sorpresa cuando el pedicura me halagó por mis pies y me felicitó por sus condiciones. Los tratamientos caseros deben haber sido más efectivos de lo que pensaba.

Así que, después de una hora de trozos de uña, eliminación de cutícula, deshecho de piel dura, relleno y abrillantador de uña, mis pies estaban finalmente listos para un fetichismo. No podía esperar a la sesión fotográfica del día siguiente para poder presumir de ellos adecuadamente.

Para ver más, registrate a mi MEMBERS AREA  ¡Ahora se puede pagara con PayPal! 

9.95 spanish button

Members | Billing Support

Fotos by Lourdes Ribas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba