Como aprovechar de los regalos no deseados

Para mí, la definición de un regalo ideal es aquel que no te imaginabas que querías o necesitabas. Al quitar el papel de regalo ver que te gusta instantáneamente. Por otra parte, ir una tienda para que me compren el “regalo que quiero” quita todo el valor de la sorpresa.

Hay regalos de “bajo riesgo” como los calcetines: Todos necesitamos calcetines pero raramente producen emoción cuando los desenvuelves.

Esta Navidad, yo estaba esperando un regalo sorpresa de ropa interior de un fan. Ya que soy fetichista de la ropa interior, adoro recibir nuevas piezas. Nunca podría tener demasiada ropa interior. Para mí, me da igual el precio, solo me importa si es halagador.

Abrí el papel de embalaje y encontré la prenda en cuestión dentro. Eran unas bragas retro hechas de un material sintético que no reconocí. Estaban destinadas a una silueta de reloj de arena, cosa que definitivamente no es la figura que tengo. Yo daba por sentado que cualquier verdadero fan sabría eso.

Tenía el dilema de ir a la página web del fabricante para comprobar su política sobre las devoluciones. Así, podía evaluar si valía la pena mandarlos de vuelta a mi fan para obtener un reembolso y que me compre algo mejor. Cuando se le conté el problema que tuve con su regalo, elegí mis palabras con mucho cuidado, pero se puso de mal humor de inmediato.

Me hizo una pregunta que me sorprendió: ¿No pensabas que a lo mejor te las envié porque a mí me haría ilusión verte con ellas puestas?” Yo no sabía cómo responder. Había cierta lógica fetichista en la misma. Me sentí culpable, pero sólo por un momento.

Tomé la iniciativa y exigí que me comprara más lencería, por tres veces el valor de las bragas. De repente ya no me disgustaban tanto. Siempre hay que aprovechar de los regalos no deseados.

2 comentarios en “Como aprovechar de los regalos no deseados”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba