Una capucha puede ser usada y explotada por los dominantes y los sumisos en sus juegos sexuales. Yo quería explorar la idea del fetiche de las capuchas en este foto-set y jugar con la idea del poder y el anonimato. Cuando me puse la capucha de encaje negro, me di cuenta en un primer momento del gran que tenía potencial el BDSM.

La capucha tenía aberturas en la boca y en los ojos – cuando lo lleva una mujer dominante – exagera los atributo de su identidad fetiche. A pesar de que oculta las características como el cabello, la barbilla y las orejas, una capucha todavía define la forma de la cabeza y permite que los rasgos expuestos como los ojos o la boca, tengan una enorme importancia en las sesiones y en la dominación en sí.

El poder del fetiche de la capucha no es sólo para la dominante y aunque es posible adaptar ese personaje BDSM en un sumiso con cambiar un poco su expresión Este tipo de capuchas son ideales y perfectas para los switch.

Fue un verdadero desafío posar sin mostrar el cabello largo pelirrojo y utilizarlo como un accesorio fetiche y sensual Experimenté la restricción del encaje suave como una presión constante. Me encantaba la sensación de anonimato, porque podía hacer lo que quisiera y ser quien quisiera y dejarme llevar.

[nggallery id=23]

Fotos Andrew O’Hara.

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest