Mi categoría favorita sin duda. Son los más placenteros y los más elegantes. Se parecen a objetos de diseño más que sex toys. Aquí encontrarás muchas formas de estimular el clítoris, de manera directa o indirecta.
Smart Wand LELO Reseña

Smart Wand LELO Reseña

cuando empezaba a dolerme mucho la espalda y los lumbares hace un mes, pedí más masajes de lo normal. Pero cuando estaba sola, usé el Smart Wand de LELO, un mircrófono recargable muy potente, que tiene un mango con curvo que es ideal para un automasaje. Me ha ayudado muchísmo y ahora me encuentro mucho mejor. Sin embargo, incluso sin dolores, va genial para masajer la espalda, las nalgas, los muslos… oh my God! También va genial usar en pareja durante una sesión de masaje mútuo, sobre todo si te cansan las manos. Además de ser para aliviar dolores leves y el estrés, sirve como estimulador de clítoris para las mujeres más exigentes. Su cabeza redonda es ideal para masajear la vulva y estimular el clítoris.

Reseña Satisfyer Pro Traveler: Destino Orgasmolandia

Reseña Satisfyer Pro Traveler: Destino Orgasmolandia

Cuando recibí el Satisfyer Pro Traveler, volví a tener ganas de viajar. Al sujetarlo en mi mano por primera vez, cerré los ojos y pensaba en cómo seria descubrir nuevas tierras además de otras playas más lejanas y exóticas que la Barceloneta, que tengo a cinco minutos de casa. También me imaginaba hacerme fotos posando delante de los monumentos más conocidos del mundo. Seguro que sería bueno para darle un empujón a mi Instagram. Pero lo que más me ponía era imaginar manos exóticas explorando los rincones más ocultos de mi body, surrurrándome en idiomas que posiblemente ni siquiera entendería, pero no importa.

Anya y Bonnie – Dos nuevos vibradores de Svakom

Anya y Bonnie – Dos nuevos vibradores de Svakom

cuando recibí a Anya – un poderoso y calentador vibrador de Svakom – estuve agradecida por el clima extra frío después de todo. Usar el juguete sería como tener mi propio sistema personal de calefacción, uno que me diera orgasmos. Adicionalmente, ha sido el primer juguete sexual calentador que he probado. El calor y la fricción son componentes vitales que contribuyen a un cunnilingus efectivo y memorables sesiones de tijeras durante el sexo lésbico. Bonnie es una propuesta completamente diferente. Es un vibrador de dos extremos con dos motores independientes que pueden ser usados individual o simultáneamente. El extremo más amplio se parece a un masajeador de vara en que es grande y redondo pero más ligero

Reseña Womanizer 2GO

Reseña Womanizer 2GO

¡OH MY GOD! Por primera vez acabo de probar el nuevo Womanizer 2GO y todavía estoy flipandouuu. Estaba literalmente gritando cuando me corrí. El orgasmo llegó sin previo aviso, y fue tan intenso que morder la almohada simplemente no fue una opción. Tengo que confesar que, en el pasado, lossex toys que succionan el clítoris, como Womanizer y sus rivales como el Satisfyer, suelen ser demasiado potentes para mi gusto. Por lo general, prefiero usar un vibrador para la estimulación indirecta del clítoris. Eso no significa, sin embargo, que no me haya divertido mucho. Fue simplemente increíble.

Cookie & Candy – 2 vibradores para los preliminares de Svakom

Cookie & Candy – 2 vibradores para los preliminares de Svakom

Tan pronto como vi a Cookie and Candy en la cuenta de Instagram de Svakom hace unas semanas, supe que tenían que ser míos. Hace un mes que vivo en un apartamento en la playa. Me he quedado hipnotizado por cada hermoso amanecer. Es una forma tan impresionante de comenzar el día. Cookie and Candy parecen objetos marinos que podrían haber sido arrojados a la orilla. No podrían ser más apropiados con respecto al tema del océano y mi situación actual. Son vibradores pero también pueden moverse de forma independiente. Cookie tiene un trío de tentadores y divertidos tentáculos, y Candy tiene una boca haciendo un mohín que evoca la imagen de un pez besándose.

Reseña Caress – Un estimulador de clítoris revolucionario de Adrien Lastic

Reseña Caress – Un estimulador de clítoris revolucionario de Adrien Lastic

Lo que más extraño de tener sexo regular, es decir a menudo, son las caricias. Los encuentros casuales tienden a ser muy frenéticos y temporales para mi gusto. Normalmente prefiero una exploración corporal táctil total de mis zonas más sensibles. Pero yo normalmente voy directo al clítoris, saltando mis zonas erógenas, incluso cuando estoy sola. No hay que decir que esos lugares aún desean parte de mi atención. Después de todo, no es solo una cuestión de tetas y trasero.