Sujetador

Para los fetichistas del sujetador, la realidad de unos pechos descubiertos nunca podrá ser tan estimulante o significativa como la manera en que pueden ser presentados por un sujetador que perfecciona su forma. Un busto de fantasía, un escote ideal, es algo que sólo existe en el cine, en desplegables de revistas o en la mejor fotografía publicitaria. El fetichismo del sujetador radica en un delicado equilibrio entre la cantidad de pecho que puede verse y el volumen que queda oculto por la propia prenda.

Más que cualquier otra prenda interior femenina, el sujetador se compone de joyas arquitectónicas que se pueden apreciar en forma aislada o como partes de un todo satisfactorio. La sujeción trasera o delantera, las copas, o incluso si el material usado es fino o no, son consideraciones vitales para el fetichista del sujetador.

Lo más importante y que cobra fuerza en el fetichismo del sujetador, son los tirantes o la ausencia de los mismos.
Los tirantes dividen el cuerpo de la mujer que los usa en partes que se pueden apreciar como componentes individuales, de la misma manera que las copas enmarcan y provocan el escote, en sí mismo éste un fenómeno inexistente más allá de los beneficios que proporciona el sujetador.

La posición de los tirantes es así mismo importante, porque si uno parcialmente visible se desliza por un hombro en público sin el conocimiento de la usuaria, puede provocar una fuente inagotable de excitación y entusiasmo en la mirada del fetichista.

    Review de la Colección Magnifique de Bijoux Indiscrets

    Ciertamente no soy una persona muy playera. Pero cuando recibí siete nuevos diseños de la colección Magnifique de Bijoux Indiscrets, me inspiré instantáneamente a ir a la playa y probarlos. Incluso si no vives cerca del mar, una pieza de la colección Magnifique no ocupará mucho espacio en tu maleta si te vas de vacaciones este verano. 

    Fetichismo de Downblouse

    El downblouse es un tipo de fetichismo sexual o voyerismo. Se basa en la oportunidad que ofrece el tipo de vestimenta de algunas mujeres para que los hombres disfruten observando sus pechos discretamente. Algunos incluso pueden hacer fotografías no autorizadas de la parte superior abierta del vestido, blusa u otra prenda de alguna mujer. El valor de las imágenes de downblouse está aumentado desde el punto de vista del coleccionista, ya que esas imágenes de pechos o escotes se obtienen gracias a la oportunidad aleatoria.

    Explorando Fetiches Nuevos

    La experiencia incluía el mismo modelo, el mismo ambiente y el mismo fotógrafo, pero el resultado fue muy diferente a todo lo que habíamos hecho antes. En lugar de centrarnos en el fetichismo de pies, cosquilleos y bondage, tal y como hicimos en sesiones previas, esta vez decidimos explorar algunos nuevos fetiches y redescubrir algunos de los antiguos.

    Mi fetish por la lencería

    Me encanta la ropa interior. Después de añadir 15 bragas y 8 sujetadores nuevos a mi colección en Navidad, tuve que idea. Desde enero,  he estado publicando una foto de lencería todos los días, en Instagram, Tumblr, Twitter y Flickr y todavía no he repetido las bragas. Dependiendo del día, puedo elegir la ropa interior que se ve sensual o en plan geek, inocente o sensual. Tengo mucho para elegir. Hace tiempo llegué a la conclusión de que nunca se puede tener demasiado ropa interior.     Ahora tardo mucho más en vestirme por las mañanas, pero vale la pena.   Si quieres seguirme: Instagram Twitter @venusohara Tumblr Flickr  

    2012: Un año de British Fetish

    El 2011 fue un gran momento para el British Fetish cuando se celebró la boda real del príncipe Guillermo y Kate Middleton. Sin embargo, el 2012 superó todas mis expectativas en cuanto a la promoción de la cultura británica. Primero hubo la celebración por el 60 aniversario de la entronización de su reina Isabel II. Fue como un sueño de Fetish británico. Cuando se trata del protocolo real, nadie lo hace como la Gran Bretaña. La desigual de poder y la muestra de riqueza parece algo perverso en los tiempos de crisis que corremos. La formalidad y los uniformes siempre ha sido algo que me ha intrigado y me recuerda la disciplina inglesa. Es una imagen mucho más elegante que los hooligans, desde luego. Otro momento que destacó fue la ceremonia de los Juegos Olímpicos de Londres. La llegada de la reina en paracaídas con James Bond (Daniel Craig) fue un gran momento para el humor británico en mi opinión. Para mí, el 2012 ha representando el lanzamiento de mi segundo libro Inglés para pervertidos. Un libro para aprender inglés con vocabulario y ejercicios de gramática. 2013 promete ser un año con aún más British Fetish. Pronto os lo contaré… ¡Feliz año nuevo!! [nggallery id=59] Fotos Sebas Romero

    Calendario oficial 2013

    Al mirar mi calendario de este año, me di cuenta que era el momento para pensar en mi calendario oficial del 2013. Esta vez quería hacer una colaboración con la fotógrafa Lourdes Ribas de Pixelstudi con decoración de Pepe von Strudel de vonstudel.com Habíamos decidido en una fecha, pero tuve que cancelar por culpa de un resfriado muy intenso. Estaba agotada y no tenía muchas ganas de posar. Estaba segura que habría mejorado para la sesión, pero vi que no mejoraba. No podía cancelar una segunda vez… A pesar de estar enferma, el día antes de la sesión de fotos empecé a animarme. Preparé mi maleta con lencería, medias, y vestidos sin espalda que llevaría al reves para destacar mis pechos, además de látex por MadRubb. Me lo pasé muy bien en la sesión y estoy muy contenta con el resultado. ¡Espero que vosotros también! ¡ COMPRA EL CALENDARIO AQUI! [nggallery id=56]

    El látex y el cuero

    El látex y el cuero son materiales que suelen ser asociados con la moda fetish. El cuero es una sustancia natural que normalmente tiene un aspecto mate mientras que el látex requiere un ritual de aplicar abrillantador para conseguir el efecto deseado. En estas fotos, tuve la oportunidad de llevar látex y cuero al mismo tiempo. Aunque en realidad, no fue planificado, solo que tenía frío durante una sesión de fotos con lencería de látex de Madrubb y me puse mi chaqueta de cuero y el fotógrafo empezó a disparar. [nggallery id=55] Fotos de Guy Moberly

    Portadas de Venus O’Hara

    Me encanta ir al kiosco para comprar revistas cuando se publican mis artículos o entrevistas que he hecho.  Sin embargo, no hay nada como salir en la portada de una revista. Sensualité Septiembre 2012 Una revista femenina formada por el antiguo equipo de  “Sexologies” . Este mes salgo en la portada. Foto de Sebas Romero.     Sado & Bondage. Se ha producido una portada nueva para mi libro sobre el BDSM, co-escrito con Erika Lust. Foto de Sebas Romero. Primera Línea – Julio 2012 A pesar de que esta imagen de la portada fuese tomada en febrero, había mucho sol y me preocupé por mis pezones. Tuve que pedir hielo a la fotógrafa para conseguir el efecto deseado. Foto por Caterina Barjau. Bedeseme – Mayo 2012 Esta imagen fue tomada durante Barcelona Fetish Weekend y lo único que recuerdo era que me preocupaba posar sin ropa interior ya que no llevaba nada debajo del vestido de látex de MadRubb .  Foto de Tentesion. Inglés para pervertidos Foto de la portada de mi último libro.  Fotógrafo Guy Moberly. Interviu – Octubre 17 2011 Salir en la portada de Interviú fue como realizar un sueño.  Estaba muy nerviosa justa antes de comprar la primera copia un lunes por la mañana en Passeig de Gracia.  Me encantó el resultado, desnuda con una sujetador en el culo.  Foto de Marc Lairisa. Tilly Johnson’s Pillow Book Han pasado tantas cosas en planeta Venus últimamente que a veces casi me olvido de mi primera aparición como […]

    Loca por el látex de MadRubb!

    El látex me vuelve loca. Llevarlo es puro placer fetichista. Recuerdo cuando esperaba el paquete de látex de MadRubb. Estaba haciendo una sesión de fotos y me preguntaba si el paquete llegaría durante la sesión, pero no fue así. Después de la sesión tenía ganas de una siesta, sin embargo justo cuando el paquete por fin llegó. De repente tenía más energía y ganas de probarme las prendas de látex en seguida. La idea era de hacer otra sesión de fotos con látex para la portada de la revista BeDeSeMe. En esta sesión, llevaba un conjunto de lencería de látex. No fue mi intención hacer las fotos topless, pero no encontraba mis pezoneras. La sensación de aplicar el abrillantador a las bragas de látex, mientras que los llevaba todavía es difícil de explicar. Noté el frío a través del látex, pero sentí la presión de la mano de mi asistente. Cuando estaba lista para el fotógrafo, que no era sólo el placer que sentía. Yo estaba loca. Loca por el látex de MadRubb. Fotos Guy Moberly. Conjunto de lencería de látex by MadRubb [nggallery id=49]

    Las bragas de Bridget Jones

    Hace unos años nunca me hubiera imaginado que me gustaría llevar unas bragas de talle alto. Tenían fama de ser muy poco sexy, sobre todo después de aquella escena icónica en “El Diario de Bridget Jones”. Bridget, interpretada por Renée Zellweger, tenía el dilema a la hora de escoger sus bragas antes de una cita con Hugh Grant. ¿Se elige ropa interior provocativa, sexy o las bragas enormes para contener sus amplias curvas? En aquel tiempo, esas bragas representaban todo lo que ninguna mujer aspira a ser. Ahora, todo ha cambiado. Ahora las bragas de talle alto han llegado a ser sexys. Recientemente, durante un viaje a Londres, fui a Marks and Spencers con el objetivo de encontrar las bragas más “de abuela” que podía encontrar. Tenía como reto hacerlas sexy en una sesión de fotos. Eran mucho más sexys de lo que esperaba y me encanta la forma en que me quedan. Las bragas de talle alto han avanzado mucho desde “El Diario de Bridget Jones”. [nggallery id=42] Fotos Guy Moberly.

    El dolor de la lencería retro

    Cuando pienso en la lencería retro, siempre recuerdo el dolor que hay que aguantar para conseguir el look deseado. Vestirse para una sesión de lencería retro requiere un tiempo más que cualquier otro. Esto es especialmente cierto si hay un corsé en cuestión. Siempre tengo algunos problemas para ponerme el corsé sola, y muchas veces los fotógrafos me tienen que ayudar. Entonces descubrí la cantidad de control que tenía sobre ellos, cuando sentí sus manos temblorosas mientras me ataban. Cuando me cerraba los ojos me sentía como que me estaban atando poco a poco en un complicado juego de la esclavitud. Un corsé siempre cambia la forma de caminar y moverse. No sólo corrige una mala postura o impide que te encorvaras a la hora de sentarse. Así es como me sentí cuando me elegía mi lencería retro para esta sesión de fotos. Combiné unas medidas retro con costura de y un sujetador de punta de What Katy Did, un liguero de Van Doren y mi corsé favorito, el Black Ally de Bibian Blue. En ocasiones se puede olvidar el dolor de la lencería retro. Pero siempre vale la pena aguantarlo. [nggallery id=36] Fotos Guy Moberly COMPRA LAS MEDIAS RETRO AQUÍ  

    Confesiones de una escritora de sexo

    Desde que soy sex blogger, puedo confesar que escribir sobre el sexo puede ser tan agradable como el sexo verdadero. A veces, incluso puede ser aún mejor. A menudo, me preguntan si mis artículos son ficticios. Nunca escribo ficción, así que os aseguro que todo lo que escribo se basa en la realidad. Para mí, la realidad siempre supera la ficción y me da pena que hay personas que no creen eso. Cuando estoy a punto de comenzar mi próxima columna, paso un día con el título en mi cabeza antes de escribir nada. Me acompaña vaya donde vaya. Incluso en el supermercado cuando estoy tratando de decidir qué queso comprar – Mozzarella o Havarti normalmente – el título está en mi mente. Hago una búsqueda mental por mis archivos “Venus” de experiencias morbosas que he vivido y de historias que mis amigos me han confiado a mi. Todo ayuda. A veces, cuando estoy escribiendo, el tema en cuestión empieza a excitarme. A veces tanto, que decido que merezco un descanso con mi vibrador favorito. Usar mi vibrador también me ayuda cuando sufro un bloque mental, o si me quedo sin ideas. Los detalles que me podrían haber parecido confusos mientras estaba sentada delante de mi ordenador, se aclaran de repente cuando estoy horizontal. Menos mal que no trabajo en una oficina. Mi naturaleza masoquista como escritora de sexo se manifiesta cuando he terminado una primera versión del artículo. Normalmente, me lo envío por email para que lo pueda leer […]

    Escote trasero

    Después de ver mi portada de Interviú , estoy encantada que escogieran una foto en la que salgo con unos guantes y un sujetador en los glúteos. Curiosamente, esta foto se hizo al final de la sesión. Ya había practicado la pose – la primera vez que la probé fue en una sesion el pasado julio del 2011. Mi objetivo fue estar desnuda y mostrar mis nalgas como si fueran unos pechos. El escote trasero es la exposición de la parte superior-nalga y la hendidura entre ellos. Suele ser el resultado de llevar los vaqueros mal ajustados. Alexander McQueen ha sido a menudo citado como un diseñador que influyó mucho sobre el fetiche del escote trasero, dada la creciente popularidad de la moda de vaqueros de “talle bajo ” durante la primera mitad de 2000. El escote trasero también se ha visto en mucha pintura clásica.       Fotos de Guy Moberly

    Interviú

    Desde que vivo en España, la revista Interviú siempre me ha fascinado enormemente. Al principio, no sabía qué tipo de revista era. Ya que siempre tenía una mujer en topless en la portada, me imaginaba que era otra revista más de la “estantería superior”. Sin embargo, cuando aprendí el castellano y pude entender los títulos de la revista, me di cuenta que hablaban de política y noticias de actualidad. Entonces me di cuenta que no era sólo modelos o aspirantes a celebridades que posaban para la portada. También salían presentadoras de televisión, actrices respetadas y – más recientemente – la realeza-que se han visto en topless en Interviú. En los dos años que me he dedicado a mi arte, me he preguntado cómo sería salir en la portada de la revista Interviú. Parecía como un sueño lejano al principio. Luego se convirtió en una ambición y ahora, es ya una realidad. Fotografía Marc Lairisa

    El sujetador perfecto

    Escoger el sujetador perfecto es algo tan complicado como elegir unas bragas adecuadas. A pesar de que no tengo tantos sujetadores como bragas para crear el desconjunto perfecto. El hecho de que soy fetichista de la lencería significa que nunca va a ser fácil tomar la decisión adecuada. Hay algunos factores que deben tenerse en cuenta a la hora de escoger el sujetador para el día que empieza: Como por ejemplo, las bragas que llevas, que top vas a llevar encima y el efecto que buscas.   No puedo contar la cantidad de veces que me he puesto un sujetador y después me he dado cuenta – sólo después de ponerme un top encima, – que no era el look que yo buscaba. Entonces tengo que quitarme el top, ponerme un sujetador diferente y empezar todo de nuevo. Una de las mayores preocupaciones que tienen las mujeres con sujetadores con relleno es el momento en que se los quiten delante de un nuevo amante. Lo peor que puede pasar es que se descubra – para su sorpresa y decepción – que tiene mucho menos pecho de lo que había esperado. Nunca uso los sujetadores que engañan, que prometen dar dos tallas más porque todos saben que la verdad siempre va a salir al final. Fotos Guy Moberly

    Lencería en la playa

    Me puse lencería en lugar de bikini en la playa de Barcelona y mientras iba posando para el fotógrafo notaba la fría arena en mi vientre blanco. Como buena pelirroja me cuesta pasar bastante rato en la playa en pleno verano, así que elegí mi momento en Enero y escogí mi atuendo acorde a ello. Me encanta la lencería que no combina, así que me aseguré de dar esa impresión con mi sujetador transparente de lunares, boy-shorts negros muy ajustados, medias hasta medio muslo y tacones altos. La imagen de los tacones hundiéndose en la arena a medida que caminaba por la playa, se quedó grabada en mi mente mientras el fotógrafo hacía su trabajo. Estando allí, el brillo del sol empezó a ser demasiado para mis verdes ojos y tuve que cubrirme la cara con mi cálido pelo rojo. Esto me llevó a jugar con la idea usando la venda de ‘Le Boudoir’ que llevo en mi bolso para situaciones de emergencia. A pesar de que sabía que había nudistas un poco más allá en la playa, me hice más consciente de ellos bajo la venda de encaje, mucho más incluso que si los hubiese visto mirándome. Me imaginaba que algunos de ellos podían estar fotografiando nuestra sesión para su ropio beneficio, algo que de ser así no me importaba. Simplemente posé y me aseguré de estar intacta, a salvo de las frías olas que desaparecían justo tras de mí, donde no llegaban a alcanzarme. [nggallery id=22]Fotos Yuky.

    Mi fetiche por la lencería

    Siempre he sido una gran fetichista de la lencería. Creo que nunca se puede tener suficientes ligueros, medias y sobre todo sujetadores, me encantan los sujetadores. Desde los push-up que realzan el escote, hasta los deportivos tan cómodos, pero sobre todo los transparentes que destacan los pezones duros. Todos, todos son importantes piezas en mi colección. El sujetador ideal puede hacer tanto por aumentar la autoconfianza y erotizar la imagen femenina que todavía me sorprende cómo muchas mujeres lo pueden comprar a ciegas y esperar resultados óptimos. Las bragas han evolucionado desde sus orígenes meramente funcionales, a una variedad de formas y diseños específicos que pueden adaptarse perfectamente a cualquier tipo de escena profesional o situación erótica. Esta variedad incluye “boy shorts”, tangas, cordones, bragas de talle alto, sin entrepierna y demás versiones retro. Los adornos pueden comprender diferentes tipos de detalles, lazos e incluso bisutería. Para ser sincera, siempre he querido tener unas de látex bien pegadas a mi piel. Llevar medias y liguero es algo que precisa de cierto tiempo y esfuerzo para conseguir el efecto deseado. Los pantys son algo más práctico, se pueden poner sin tener en cuenta otros aspectos como cómo de corta es la falda o si mis piernas están impecablemente depiladas o no. Últimamente me estoy haciendo fan de la lencería vintage. Con ella parece que lleves un sólido armazón de tela debajo de tu ropa. Las bragas de talle alto y el liguero de 6 tiras hacen que me sienta glamurosa y femenina, […]

    Lencería roja

    A menudo la lencería roja se considera como hortera. Se asocia con prostitutas, conjuntos cutres del día de San Valentín o parte del disfraz de “Mamá Noel”. Al tiempo que ajustaba las tiras y enfocaba mis pechos hacia un escote más killer, pensaba en el cariño que le tengo a este sujetador, no sólo por lo bien que me queda sino porque es elegante y se sale de lo ordinario de la mayoría de ropa interior roja. Lo malo de toda esa ropa es que se lanza indiscriminadamente en diseños poco favorecedores y telas de mala calidad. El color se asemeja más a un naranja sucio que a un rojo auténtico. Después de desabrochar la parte delantera, mi desnudez pecosa casi se mezclaba con la pared blanca detras de mí. Soy consciente del potencial fetichista que supone mi pelo rojo en combinación con la piel blanca y mis ojos verdes. Esta sesión me hizo serlo más que nunca. El motivo “rojo intenso” se extendía del sujetador al brillo de mis labios, uñas pintadas y fresas maduras que por momentos hicieron las veces de suculentos pezones. Esta combinación de rojos, en contraste con la luz de mis ojos y el pelo al aire, formaba una composición casi perfecta. Sólo faltaba tomar la punta de la fruta entre mis labios brillantes y chuparla con delicadeza. Entonces la imagen fue perfecta. Me encanta el efecto del color rojo sobre mi piel y siempre me encantará. [nggallery id=3] Fotografía Yuky.

    Bragas de talle alto

    No mucho tiempo atrás jamás me hubiese imaginado llevando unas bragas de talle alto. Las veía tan pasadas de moda e impopulares que no hubiese creído nunca que algún día querría unas. No obstante, la ropa interior retro está tan demandada ahora, especialmente los sujetadores bala de los años 50, corsés y medias, que realmente sentí la necesidad de tener un par de bragas negras ajustadas de talle alto. Tras encontrarlas y probármelas por primera vez, descubrí inmediatamente el porqué de la popularidad perdida. No son precisamente la cosa más fácil de poner y quitar como comprobé al ir al baño. Encontré una ventaja inmediata, sin embargo, tenía la sensación de vestir una armadura de tela debajo de lo que llevaba puesto. Era como tener un conjunto secreto debajo del exterior. Durante la sesión pensé que sería más sexy evitar las medias y dejar colgando los broches del liguero. A juego con sujetador negro, las bragas casi se convertían en body, abrazando mis curvas y enfatizando mi estilo vintage. Quería el look “cabaret”, así que recogí mi pelo y lo cubrí con un sombrero destacando así mi largo cuello blanco. Las bragas de talle alto se asemejaban tanto a una faja, que al verme reflejada comprendí más que nunca el poder del fetiche vintage. [nggallery id=16] Fotografía Yuky.

    Pieles en la playa

    Incluso para un fetichista de las pieles como yo, parece impensable que llevase pieles en la playa este Enero, más aún cuando noto el intenso calor en mi piel desnuda ahora en pleno Julio. Es fácil imaginar pieles en invierno pero en Barcelona hace sol incluso los días fríos y casi mejor que lleves unas gafas de sol en lugar de un paraguas en el bolso. La gente siempre me mira en la playa por mi piel blanca y por la manera en que mi pelo rojizo refleja la luz del sol. En lugar de un completo bronceado sólo consigo más y más pecas. Sentí sus miradas en mí cuando desabroché el abrigo de piel. La sensación se agravó cuando me quité la falda para descubrir mis piernas en medias y mis tacones. Era imposible caminar con un mínimo de elegancia en la arena con ellos. Una vez acostumbrada a la temperatura, decidí que era el momento de desprenderme del abrigo y mostrar mi ropa interior de algodón negro en combinación con un sujetador retro blanco de lunares. Resulta mucho más provocativo llevar lencería en la playa en lugar de bikini. Aunque llevaba más ropa me sentía más expuesta que si hubiese estado desnuda caminando. La gente espera ver naturistas de pie en la distancia, pero por momentos alucina viendo a una chica en medias en su lugar. [nggallery id=15] Photography by YUKY

    Luciendo sujetador

    Siempre he tenido debilidad por los sujetadores. En mi opinión, nunca se puede tener demasiados… Actualmente la mujer estadounidense tiene una media de 6 sujetadores; yo tengo 25, pero quiero más. Muchos más. Siempre he estado en torno a una talla 90b. Toda mujer sabe que el tamaño de su pecho varía en función del momento del mes, la posible toma de la píldora, y el peso en general de su cuerpo. Soy mucho más consciente de ello desde esta sesión de fotos. Siempre había querido hacer una sesión con el sujetador como protagonista, y cuando finalmente me dispuse a hacerla, me sorprendió descubrir que mis sujetadores preferidos ya no me sentaban bien. Había estado invirtiendo cada vez más tiempo en el deporte diario y en consecuencia resultó que mis pechos habían cambiado, para mi gusto a mejor. Muchas mujeres se decepcionarían por algo así pero no es mi caso. Mis pechos nunca han estado tan firmes y respingones como ahora. Así que para el set, tuve que conseguir algunos sujetadores nuevos rápidamente y cuando lo hice comprobé que en efecto ahora soy una 90a. Coincidió además que uno de mis esclavos se había vuelto rebelde y desobediente, y necesitaba un serio correctivo con urgencia. Como castigo perfecto, decidí que iba a ser quien financiara mi nueva colección de reemplazo: colección 90a. Una caja con todos los modelos que había previsto, llegó a los pocos días. Próximamente una amplia gama de imágenes con estos nuevos sujetadores. Estoy aguardando a que […]

    Escote

    La campaña de Wonderbra 1994 sigue siendo un hito en los círculos publicitarios. Los frenazos en las carreteras inglesas se sucedían al paso por vallas publicitarias donde  el slogan “Hola chicos” acompañaba la mirada fija del escote de Eva Herzigova. Sin embargo si nos remitimos puramente al marketing, no se trata tanto de la modelo en sí, sino de la fantasía que el público masculino o femenino pueda tener a través de ella. La fantasía masculina de un escote perfecto, firme, es justo eso, una fantasía. He escuchado confesiones de amigos sobre malas experiencias con mujeres que usaban sujetadores “push-up” después de que el Wonderbra fuera copiado por todos los fabricantes de ropa interior de aquella época. De repente los chicos veían un sueño hecho realidad, unos senos perfectos formando un escote inmaculado, justo hasta el momento de desabrochar el sujetador, retirarlo y ver el efecto inevitable de la gravedad. Era como ser engañados. Recibir algo que prometía ser bien distinto. Muchos se rebelaban. Ante reflexiones de este tipo, una trata de mostrar su comprensión, pero para una chica que hace “prueba del lápiz” para saber si puede ir sin sujetador en público, algo así no resulta tan fácil de manejar. Tuve que explicar la prueba a esos mismos chicos, lógicamente. La probadora levanta un pecho, coloca un lápiz debajo del mismo y lo suelta. Si el lápiz cae, puede ir sin sujetador (bajo otra prenda, por supuesto). Si el lápiz se mantiene por el peso del pecho, ella sin […]

    Lencería desconjunta

    Me encanta ir con lencería desconjunta. La mayoría de mujeres se imagina que lo que más pone a los hombres es el clásico conjunto de lencería negra con sujetador, braguitas, ligeros etc.… Sin embargo, según un estudio reciente se ha establecido que el look de stripper no excita tanto como se piensa. Los hombres no son tan complicados y la lencería que sugiere inocencia y diversión es la que más les gusta. Eso es algo que despierta más sus fantasías y su imaginación morbosa. La lencería desconjunta es perfecta para la seducción ya que obliga al hombre a centrarse en las prendas distintas con más atención, y así se fijan más en las partes del cuerpo que cada prenda pretende resaltar. Fotografía Sebas Romero.

    Libros eróticos

    He tenido el privilegio de trabajar con algunos editores eróticos cuando trabajaba en compras y exportación en una imprenta, hace unos pocos años. Fue una gran diversión y causó un gran revuelo en mi compañía cuando le enseñé a mi jefe el contenido de mis “pedidos”. Era una pequeña empresa familiar y, en teoría, preferían no publicar tales cosas, pero al fin y la cabo, el dinero es el dinero. Fue divertido ver cómo mi jefe cubría las portadas de los libros eróticos con las portadas de otros pedidos, sólo para que sus familiares no vieran el escándalo que se estaba produciendo en la fábrica. Bromeé con algunos operadores de máquina sobre ir con calma con el “magenta” cuando se imprime un libro sobre sexo oral. Aquí estoy con mi colección de libros recolectados durante mis tiempos de representantes en una imprenta. También he puesto un par de libros no eróticos, sólo para crear un poco de contraste. Fotografía Andrew O’Hara

    Pin It on Pinterest