Pieles

La fuerza del fetiche de pieles puede ser debida a sus calidades prohibidas, y al sentir como en cierta manera regresamos a nuestro estado más salvaje, más animal. Además, vestirse de pieles da a una mujer más presencia, poder y autoridad: una mujer vestida de pieles nunca podría pasar desapercibida en la calle.

Ir arriba