Glosario de Fetiches

El origen de la palabra “fetiche” se encuentra concretamente en el portugués del
siglo 15, en el término “feitico“, que viene a signifcar encanto o hechizo.

Hoy en día un “fetiche” es 1. un objeto corriente que actúa como catalizador, aumenta el estímulo sexual y potencia el orgasmo. En un sentido menos convencional, significa cualquier cosa neutra que provoca una respuesta sexual, como unos zapatos o el cuero.

2. Cualquier cosa relacionada con la práctica del BDSM como un club fetichista o una fiesta fetichista.

3. Objetos, rituales o indumentaria relacionados con la práctica del BDSM como la fotografía o ropa fetichista.

Abajo verás el glosario de fetiches de Venus O’Hara con imágenes.

Explorando Fetiches Nuevos

La experiencia incluía el mismo modelo, el mismo ambiente y el mismo fotógrafo, pero el resultado fue muy diferente a todo lo que habíamos hecho antes. En lugar de centrarnos en el fetichismo de pies, cosquilleos y bondage, tal y como hicimos en sesiones previas, esta vez decidimos explorar algunos nuevos fetiches y redescubrir algunos de los antiguos.

Oda al Señor Grey Original

Hay otro señor Grey que me acelera el pulso. Me refiero a E. Edward Grey, el protagonista de la película Secretary que interpreta el maravilloso James Spader. Me cuesta creer que la película, basada en un relato breve de Mary Gaitskill, se publicó hace tanto tiempo, en el 2002. El director, Steven Shainberg, tuvo principalmente a Gwyneth Paltrow en el reparto como Lee Holloway, la mujer joven sumisa, pero su sustituta, Maggie Gyllenhaal, tuvo una química tan increíble con Spader que deja en vergüenza a Cincuenta Sombras.

La atracción de las plantas arrugadas (Fetichismo de pies)

Para la mayoría de las personas, las arrugas son inevitables, además de ser una señal negativa de hacerse mayor. Nuestra sociedad tiene la consciencia cada vez más basada en imágenes, y está gobernada por los estándares de juventud imposibles que ha establecido la cultura popular. Los rellenos cosméticos y el Botox suelen usarse para intentar cubrir la realidad de las arrugas. El Photoshop y los filtros pueden asegurar nuestra frescura fotográfica mientras esas cremas antiarrugas omnipresentes se ocupan del resto.

Masaje erótico en Barcelona

A pesar de que me considero una persona liberal, nunca se me había ocurrido la idea de recibir un masaje tántrico profesional. Sin embargo, ahora que he vivido la experiencia, me alegro tanto de haberlo hecho. Me moría por sentir manos encima de mi piel. Deseaba experimentar algo que no se puede vivir en un masaje convencional ni en el sexo. Anhelaba el tacto humano, caricias suaves por todo el cuerpo, y un capricho sensual más que sexual.

Confesiones de mi primera pedicura profesional

Era una tarde de sábado cálida y pegajosa cuando me di cuenta de que había cometido un error por no haber reservado un tratamiento de pedicura profesional antes. El motivo que hizo crecer mi ansiedad fue que tenía una sesión fotográfica de fetichismo de pies programada para el día siguiente, donde mis pies iban a ser los protagonistas. Sabía que tenían que estar en perfectas condiciones.

Sex blogger busca hombre (pero nada serio)

Llevo más de un año en MiAffaire.com, ligando por las redes de forma anónima. Es decir, sin foto de perfil y sin tener que acceder con mi perfil de Facebook. Aunque no tengo problema en escribir sobre la sexualidad y más importante – dar la cara. En cambio, a la hora de ligar, soy mucho más privada. Y mientras crece mi perfil público, veo que ligar es cada vez mas difícil. No es que necesite un guardaespaldas (todavía) pero es cierto que valoro mi intimidad cada vez más

Cumpliendo con mis responsabilidades como modelo de pies (Foot Fetish)

Cumpliendo con mis responsabilidades como modelo de pies (Foot Fetish)

Ser una modelo de fetichismo de pies no es sólo poner los dedos en punta, hacer curvas con mis arcos y alardear de mis plantas. He descubierto que significa mucho más que eso. A medida que pasa el tiempo, mis responsabilidades hacia los fans fetichistas de mis pies han aumentado con creces.

Ir arriba