El bondage es la práctica de atar o ser atado por placer. No hace falta usar cuerda o esposas para una primera vez, se puede usar corbatas, medias, o cualquier tela con la cual puedas hacer un nudo. Es recomendable empezar con nudos sueltos para que la persona atada sepa que puede liberarse en cualquier momento si no quiere traspasar ciertos límites. Puedes comenzar atando las muñecas, así la persona atada no se sentirá inmovilizada del todo, pero si quiere ir más allá, se puede aumentar la intensidad atándole las muñecas o los tobillos a la cama, la mesa, el pomo de la puerta, etc. Un buen consejo es utilzar la corbata que llevas puesta, quitártela en un momento clave y atar las muñecas de tu pareja.
Explorando Fetiches Nuevos

Explorando Fetiches Nuevos

La experiencia incluía el mismo modelo, el mismo ambiente y el mismo fotógrafo, pero el resultado fue muy diferente a todo lo que habíamos hecho antes. En lugar de centrarnos en el fetichismo de pies, cosquilleos y bondage, tal y como hicimos en sesiones previas, esta vez decidimos explorar algunos nuevos fetiches y redescubrir algunos de los antiguos.