El bondage es la práctica de atar o ser atado por placer. No hace falta usar cuerda o esposas para una primera vez, se puede usar corbatas, medias, o cualquier tela con la cual puedas hacer un nudo. Es recomendable empezar con nudos sueltos para que la persona atada sepa que puede liberarse en cualquier momento si no quiere traspasar ciertos límites. Puedes comenzar atando las muñecas, así la persona atada no se sentirá inmovilizada del todo, pero si quiere ir más allá, se puede aumentar la intensidad atándole las muñecas o los tobillos a la cama, la mesa, el pomo de la puerta, etc. Un buen consejo es utilzar la corbata que llevas puesta, quitártela en un momento clave y atar las muñecas de tu pareja.
Bondage for Beginners Venus o'Hara
Combinar el bondage con un antifaz puede ser explosivo. Para la persona sumisa, esperar lo que va a suceder puede ser muy excitante y la persona dominante por su parte puede jugar con el poder confiado y hacer lo que quiera. Yo me acuerdo de una vez que tenía a un hombre atado con los ojos vendados y le circulaba y respiraba suavemente sobre la nuca, acercaba mi boca a milimetros de la suya con la promesa de un beso que nunca se dio. Con la ayuda de la cuerda y el antifaz, un gesto a priori relativamente sencillo se convirtió en algo muchísimo más potente.
Bondage for Beginners Venus o'Hara
Cuando tengas a tu pareja atada, pon música, ya que al llevar un antifaz será más consciente de los sonidos, y si sólo puede escuchar música estará mucho más desconcertada ante lo que vaya a suceder. Acariciarla y jugar con una pluma, es una buena manera de relajarla y despertar la anticipación. Podrías exigir sexo oral, y cuando la estimules, hazlo hasta que esté a punto de tener un orgasmo, y PARA. Se trata de dejarla deseando más!
Bondage for Beginners Venus O'Hara
Fotografía Sebas Romero

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest