Bienvenidos al Sex Toy Laboratory

Bienvenidos al Sex Toy Laboratory

La ciencia nunca fue mi materia favorita en la escuela; todo lo contrario, de hecho. Por lo tanto, no entiendo por qué me encanta mirar documentales científicos online. A lo mejor no es tan raro cuando esos programas tratan sobre la ciencia de la respuesta sexual. Hace unos años, vi uno que examinaba los cambios físicos que ocurren en nuestro cuerpo durante las relaciones sexuales. El efecto de esta transmisión de una hora en mi imaginación fue tan profundo que, desde entonces, me he preguntado varias veces cómo cambia mi propio cuerpo durante el clímax.

Debo confesar que las escenas del documental no eran muy estimulantes. Atribuyo la excitación aguda a la gran combinación entre formalidad científica y abandono carnal. Los científicos en sus batas blancas estaban ocupados analizado datos en sus pantallas que se generaban a partir de una pareja perdida en ellos mismos en un momento de pasión, tumbados dentro de un escáner de resonancia magnética. El choque de formalidad e informalidad es algo que siempre me ha atraído, y esto es un claro ejemplo. Nunca me hubiese imaginado que esta fantasía acabaría volviéndose una realidad para mí.

venus o'hara sex toy laboratory

Hace dos años tuve la oportunidad maravillosa de visitar la Universidad de Barcelona y masturbarme bajo las condiciones estrictas de una prueba de laboratorio. Yo llevaba una máscara y mi pecho estaba decorado con electrodos antes de empezar a usar mi conejo favorito para la tarea. Mi respiración, frecuencia cardíaca y presión sanguínea estuvieron controladas durante toda la prueba. No resultó ser la experiencia excitante que había visualizado. Era consciente de la carga que se esperaba de mí. Me estaba masturbando para ellos, no para mis propios placeres egoístas. Ellos querían los resultados que yo podía darles.

Escribí un artículo sobre la experiencia al que titulé El Día que me Masturbé por la Ciencia . Se publicó en El País y fue el artículo más leído durante dos días seguidos.

Cuando descubrí la serie de TV “Masters of Sex” me quedé enganchada, igual que muchos otros espectadores. Estaba claro que mi propia experiencia en la sexperimentación no era nada comparado con la de Virginia Johnson y sus actividades profesionales constantes. He pasado los dos últimos años intentando ser parte de más experimentos sexuales oficiales, pero no ha habido éxito. Debido a la falta de alternativas y sin ofertas formales disponibles, decidí empezarlos por mí misma.

Mi habitación se ha convertido en mi Sex Toy Laboratory y mi cama ahora es mi zona de experimentos. Como soy una probadora de juguetes sexuales con experiencia, mis experimentos en mí misma son directos y tan enérgicos como te puedes esperar. Para confirmar los resultados y resolver mis conclusiones sobre la eficacia de un juguete específico, mis pruebas se tienen que repetir.

A veces es necesito un tercer y un cuarto intento…

…sólo para estar segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba