¡Adios mi sirena!

La sangre roja ha muerto en el vaso de sus tallos y las espinas que despuntaban tan exquisitament desgarro su suave piel blanca.
Desaparecen las nuevas deliciosas laceraciones y un truco fijo erotico. A través del oleaje de tus glúteos. La dulce savia carmesi está dentro de esas flores Pero las trenzas rojizas se han ido también en la multitud, tus cristalinas curvas han adornado sus miembros .Su carne espera heridas frescas y mis cicatrices estan selladas.

Christopher Drake

Fotos por Daniel Bauer www.daniel-bauer.com

2 comentarios en “¡Adios mi sirena!”

  1. Que piel tan blanca, tan sedosa esa cabellera de fuego esa espalda tan lechosa estas hecha de pan de leche quien pudiera besar ese cuerpo de polvo y de cal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba