Adiós al tanga

El tanga es casi una cosa del pasado –y para muchos esto es una buena noticia. Halagan solo los mejores culos pero no hacen mucho por los demás.

Ahora, los tangas son mal vistos y las ventas han bajado muchísimo por la popularidad creciente de otros cortes de bragas, sobre todo las bragas de estilo brasileño. Antes, el tanga era la única braguita que prevenía el “VPL” visible pantyline – cuando se ve la bragas a través de la ropa. Sin embargo, gracias a avances en la tecnología de los tejidos de las bragas, ahora todos pueden.

En un momento de mayor tensión debido a la crisis de la eurozona, el final del tanga nos da algo menos para preocuparnos. Las mujeres pueden llevar pantalones cortos de talle bajo con tranquilidad y los conductores pueden relajarse más cuando van detrás de chicas en moto con whaletail (cola de ballena).

Hace unos años, solo tenía tangas en mis cajones de ropa interior. Mi peor experiencia con un tanga pasó un verano cuando me bajé en mi parada de metro. Una mujer se acercó y me miró como si quisiera pedir disculpas por algo. Me dijo que la cremallera de mi falda estaba rota… Me di la vuelta para comprobarlo y vi que la cremallera se había abierto y mi tanga era visible. ¿Quién sabe cuánto tiempo había estado así?

Estos días, mis tangas pasan la mayor parte de su tiempo en mi cajón superior, pero no tardaré en llevarlos de nuevo.

Todavía hay esperanza para el futuro del tanga.

Si tienes un buen culo…

Photography by stephan.carbonmade.com/

6 comentarios en “Adiós al tanga”

  1. Angel(distinto del anterior)

    La verdad es que cuando era joven, digamos la época del instituto(14-16 años), yo y mis compañeros nos volviamos «locos» al ver una chica en tanga. Pero ya cuando tenía 17 o 18 empece a dejar de lado la fantasía del tanga, y actualmente no me atrae nada o casi nada, evidentemente tampoco me disgusta. Pero si tuviera que elegir una prenda que llevara mi pareja en un encuentro intimo sería una braga, claro está que no me vale cualquiera, porque hay bragas y bragas, algunas no se las regalaría ni a mi abuela.
    Sobre lo del culo, estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que saber lo que tu culo te deja o no deja llevar, porque tu piensas que te sacas partido y lo empeoras.
    Puede ser que dentro de unos años le coja otra vez el gusto al tanga, solo hace falta que mi vea uno que me guste, para darle otra oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba