Sacrificios de una Sex Blogger

Me gusta imaginarme que tengo el mejor trabajo del mundo, y es posible que realmente sea así. Han pasado 7 años desde que creé mi página web. Ahora trabajo a tiempo completo como sex blogger. Mi trabajo tiene varias ventajas que son obvias: juguetes sexuales gratis, lencería de cortesía y, lo que es más importante: no uso el despertador. Cuando estoy reunida con otros profesionales y me toca explicar qué es lo que hago, siempre acabo impresionándoles por tener el trabajo más divertido con diferencia. No importa realmente si no es el mejor pagado.

Ser una sex blogger implica que puedo usar todas mis habilidades. Eso incluye idiomas. Hablo y escribo en inglés y en español. Mi trabajo requiere habilidades creativas y de marketing. Finalmente, un interés en la política; tengo la energía y el entusiasmo de querer cambiar el mundo, un orgasmo tras otro. Pero no ha sido fácil para mí llegar a este punto. Durante los primeros cinco años, por ejemplo, no tenía la oportunidad de tener ningún tipo de vacaciones. Y normalmente trabajo siete días a la semana. Pero esos sacrificios son fáciles cuando los comparo con lidiar con esas personas que no me entienden o que me juzgan por lo que hago.

Mi trabajo ha tenido un efecto profundo en mi vida personal, pero todo ha sido positivo. Respecto a mi familia y mis amigos, muchos hablan sobre mí como si estuviese conectada a la “industria del sexo” de algún modo. Se ponen en plan mojigato y hacen que mi trabajo parezca lo más escandaloso en el mundo. Eso es extraño, porque en realidad hago todo lo que puedo para dar a conocer los valores positivos como el sexo seguro, orgasmos femeninos y una imagen corporal natural y positiva.

fullsizerender-63

También he descubierto que mi profesión hace que la gente se sienta muy incómoda. Mi yo profesional me ha hecho mirar al sexo con una luz diferente. Hoy en día, tengo sexo menos veces que antes. Cada vez me resulta más difícil conocer a alguien. Siento que específicamente los hombres consideran que mi trabajo es intimidante. Y en algunos círculos soy incapaz de explicar lo que hago por si a alguien le da un ataque cardíaco.

Hay personas que deciden publicar su blog de sexo de manera anónima. Puedo entender que eso les haga la vida más fácil hasta cierto punto. Pero el hecho de que yo muestre mi cara todo el tiempo significa que no siento vergüenza por lo que hago. No me importa lo que la gente piense sobre mí. Ser una sex blogger a tiempo completo actúa como filtro, así que puedo ver quién me apoya y es auténtico verdaderamente en mi vida privada. Muchas personas pueden llevarse la impresión errónea sobre mí y suponer que soy promiscua o que me gusta el estilo de vida sexual extremo. Y no habría ningún problema con eso, incluso si en realidad yo fuese así. Cualquiera que crea que lo que hago es pornografía sólo demuestra un malentendido fundamental sobre la naturaleza de mi trabajo.

Ser una sex blogger me ha vuelto muy exigente sobre mi propia vida sexual. Sólo quiero tener sexo alucinante o bien espantoso. En cualquier caso, me dará algo suficientemente interesante sobre lo que escribir. Por favor, sólo te pido que no tengamos una sesión de sexo común y corriente mediocre. En ese caso, creo que preferiría usar alguno de mis 300+ juguetes sexuales.

A pesar de todos los sacrificios que he hecho por mi trabajo, no lo cambiaría por nada.

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest