“¿Por qué no te casas?” Es una pregunta que me han hecho en muchas ocasiones, incluso cuando ni siquiera tenía novio. Of course, lo normal sería primero buscarse novio y después pensar en casarse, pero los que me lo han preguntado sabían perfectamente que estaba soltera. Lo que realmente querían decir era: “¿Por qué no te buscas un tío con pasta para tener la vida resuelta?”

Nunca olvidaré una noche en particular, cuando era estudiante, que me puse súper nerviosa por un examen que tenía a la mañana siguiente. En aquel entonces, pensaba que mi futuro dependería de los resultados y me preguntaba cómo iba a poder acordarme de tanta información. Al ver mi malestar, una amiga intentó tranquilizarme con un consejo que no esperaba: “No te preocupes. Por suerte, somos mujeres. Si suspendemos, siempre nos queda la opción de casarnos.” Nos echamos a reír. Me pareció la ‘solución’ más absurda del mundo. Yo estaba estudiando feminismo, por lo que el matrimonio como carrera profesional iba totalmente en contra de mis principios. Pero ahora, con el paso de los años, parece que mi amiga no lo decía tan en broma; ella conoció a un hombre con dinero, se casó y se retiró antes de los 30.

Otra ocasión en la que me sugirieron el matrimonio como solución a mis problemas fue hace unos años, cuando estaba pasando por una mala racha económica. Trabajaba a comisión en una inmobiliaria y no vendí nada durante unos cuantos meses. Cosas básicas como comer y coger el metro llegaron a ser un reto. Más de un familiar mayor me aconsejó que me casara para dejar de luchar tanto. Esa es la época que describo en mi libro ‘La máscara de Venus’, y fue aquella situación difícil la que me inspiró a crear este blog, ya que no tenía absolutamente nada que perder. Por suerte, conseguí salir de esas circunstancias con trabajo duro y no por tirarme un tío con pasta.
Recientemente me lo volvieron a preguntar en una cena, cuando expliqué a una amiga casada y con cuatro hijos que me había hecho la depilación láser en las ingles. Me miró con una expresión de horror:
-Pero, ¿por qué te lo haces? ¡No eres una actriz porno! No es necesario.
-Lo hago por mí. No quiero tener más pelos entre mis nalgas, o en mi barriga o en mis muslos – dije para explicar mis motivos, pero no era suficiente.
-Y, ¿duele?
-Sí, un montón. No te imaginas cuánto, incluso más que la cera… – dije, pero cuanto más explicaba, ella menos lo entendía.
¿Por qué no te casas? Al menos no tendrías que hacer estas cosas.

Nos reímos, pero sé que en el fondo, igual que mi amiga de la universidad, no estaba de broma. Por supuesto, sé muy bien que casarse no significa apalancarse y descuidarse. Tampoco significa que no puedes vivir nuevas experiencias. Incluso se lo comenté a la mujer que me depiló, que está casada, y le hizo mucha gracia. Cuando avanzó la sesión, el dolor en mis ingles era casi insoportable. “¡Aguanta!”, dijo mientras estaba retorciéndome en la camilla por culpa del dolor. “Te juro que casarse duele todavía más…” añadió.

venus o'hara casarse
Creo que la idea de buscarse un tío con pasta para tener la vida resuelta es una idea equivocada. Todo tiene un precio. Si luego te quieres separar no será tan fácil, menos si dependes de tu pareja para tener alojamiento, comida y ropa. Según una encuesta, un 59% de mujeres casadas admiten que se separarían de sus maridos si se lo pudieran permitir. Otras aprovechan de su situación para tener ‘lo mejor de ambos mundos’ y disfrutar de aventuras sin ataduras.

A pesar de todo esto, no quiero que penséis que soy anti-matrimonio o anti-pareja, porque no es así. En el fondo soy una gran romántica, aunque suelo conocer a mis amantes a través de citas online, que no suele ser un proceso romántico. Prefiero estar con alguien por ganas y no por compromiso, ni por dependencia económica. Aunque, por supuesto, poder confiar y depender plenamente de una persona es la cosa más bonita que existe. No olvidemos que muchas personas se casan por amor.

Dudo muchísimo que me case algún día pero, como dicen, “nunca digas nunca jamás”. Aun así, pase lo que pase en mi vida sentimental, siempre seguiré luchando por ser una mujer independiente.

This post is also available in: Inglés

Pin It on Pinterest