Corsé

El corsé es un componente clave dentro del fetichismo más eminentemente sexual, con gran presencia en actividades BDSM. En una situación o relación BDSM, una sumisa puede llevar un corsé que esté ajustado en función del grado de restricción al que esté sometida. Una dominante también puede llevar un corsé, normalmente negro, pero por una razón meramente estética. Esta prenda cuando se lleva de manera correcta, bien ajustada, es garantía segura de una imagen imponente. Viene a ser una especie de armadura, y su minucioso diseño unido a los materiales con que está hecho, añade una incuestionable calidad a la autoridad y presencia de la dominante. Una combinación habitual en la mujer es la de dominatrix. Normalmente consta de un corsé o corpiño con medias y tacón alto de diversa clase. Las botas altas son muy comunes por como ensalzan la estatura, mientras que el corsé confirma la decisión de esculpir y controlar la propia figura. Algunos corsés específicos en que los pechos y la vulva quedan expuestos, pueden ser usados para el sexo vainilla u otras actividades BDSM.

    El poder del corsé

    Nunca se puede tener demasiada lencería y cuando recibí tres corsés (de color rojo, negro y blanco) de Dolce Love, huelga decir que me puse muy contenta. Aunque los tres corsés venían con tanga a juego, yo creo que es mucho más sexy ir commando con un corsé, es decir sin bragas. No sé muy bien por qué… quizás por el contraste de la sensación de estar inaccesible y expuesta al mismo tiempo… Según mi experiencia, ponerse un corsé puede ser un reto y es preferible tener ayuda, pero afortunadamente descubrí que estos corsés de Dolce Love eran muy fáciles de poner y bastante cómodos. Aun así, el proceso de ponerse un corsé es todo un ritual porque no es algo que se puede hacer en dos minutos. Me encanta observar como se transforma la figura y ver mi cintura más pequeña y realzada, y sentir como se aprietan los lazos es como una forma de bondage. Además llevar un corsé puesto mejora la postura, cosa que es importante para un juego de dominación. A pesar de todo este esfuerzo que requiere, cuando ves los resultados vale la pena sufrir un poco. De los tres, mi favorito ha sido el rojo de Chilirose, por ser el mejor para realzar los pechos y el escote, además se puede llevar en la calle, puesto que no tiene un aspecto de lencería como los otros dos. ocasiones especiales, fiestas liberales, Halloween , que es una excusa perfecta para vestirse fetish. El blanco es […]

    Inglés para pervertidos – book trailers

    Inglés para pervertidos (Grijalbo) es un libro donde aprenderás todo lo que tu profesor de inglés nunca se atrevería a enseñarte. ¿Qué mejor forma de practicar la gramática y enriquecer nuestro vocabulario que en la cama? Si quieres conseguir un ejemplar de Inglés para pervertidos o Anglès per a pervertits dedicado y besado, haz click aquí:

    Sexo con arnés

    No podía apreciar cuanto esfuerzo físico hacen los hombres en la cama hasta que había experimentado sexo con un arnés. Según mi experiencia con mujeres, pocas se animan a hacerlo y me pregunto si esto es debido al esfuerzo que requiere o si es porque lo ven como un rol demasiado masculino para la que lo lleva puesto. Tengo que confesar que prefiero ser la que recibe en este caso. Sin duda es una experiencia disfrutar de un pene permanentemente duro, y unos pechos de una mujer al mismo tiempo, sin tener que hacer un trío. Sin embargo, la realidad del sexo con arnés puede ser un poco diferente. Por ejemplo, es un reto encontrar un arnés de buena calidad. Son incómodos y la parte pene, para mi gusto personal, suelen ser demasiado ‘arriba’, es decir que no está en el mismo lugar que un pene natural. Además, suelen ser demasiado grandes para mí… pero si soy la que lo lleva, no puedo negar que me hace mucha gracia caminar y sentir como el pene de silicona rebota contra mi muslo con cada paso.   Creo que es aconsejable utilizar un preservativo para el sexo con arnés, incluso si lo limpias bien antes (que también hay que hacer además de después). Me ha costado convencer a algunas chicas porque no vieron el sentido, pero no confío en el material de los consoladores, y esta regla personal la aplico a cualquier juguete que introduzco. Los preservativos garantizan un alto nivel de […]

    Cyberslave: Un cortometraje sobre el BDSM en tiempos de crisis

    ‘Cyberslave’ dramatiza la vida de una dómina que está pasando por una mala racha y explora la relación virtual y compleja que mantiene con su esclavo. La historia explora la dinámica de una relación BDSM contemporánea basada en dominación financiera en un momento de crisis económica. En una relación como ésta, ¿quién es realmente el esclavo? Es la primera vez que he escrito mi propio guión, ¡espero que te guste! Siempre me ha fascinado la dinámica del poder en una relación BDSM cuando hay un intercambio de dinero. Sobre todo cuando se utiliza “dominación financiera” como un método de disciplina. Siempre he creído que la persona que paga es la que manda. Esto es especialmente cierto cuando una dómina depende de las contribuciones de sus esclavos financieros para cubrir sus gastos básicos. Parece una contradicción total de los roles, cuando se supone que una dominante es la que domina. En ‘Cyberslave’ quería explorar cómo una dómina procura controlar su esclavo cuando ella ni siquiera parece tener el control sobre su propia vida Escrito e interpretado por Venus O’Hara Dirigido por Antón González and Vicente González Make-up y Art Direction: Mariam Elazzouzi Producido por La Isla :

    El dolor de la lencería retro

    Cuando pienso en la lencería retro, siempre recuerdo el dolor que hay que aguantar para conseguir el look deseado. Vestirse para una sesión de lencería retro requiere un tiempo más que cualquier otro. Esto es especialmente cierto si hay un corsé en cuestión. Siempre tengo algunos problemas para ponerme el corsé sola, y muchas veces los fotógrafos me tienen que ayudar. Entonces descubrí la cantidad de control que tenía sobre ellos, cuando sentí sus manos temblorosas mientras me ataban. Cuando me cerraba los ojos me sentía como que me estaban atando poco a poco en un complicado juego de la esclavitud. Un corsé siempre cambia la forma de caminar y moverse. No sólo corrige una mala postura o impide que te encorvaras a la hora de sentarse. Así es como me sentí cuando me elegía mi lencería retro para esta sesión de fotos. Combiné unas medidas retro con costura de y un sujetador de punta de What Katy Did, un liguero de Van Doren y mi corsé favorito, el Black Ally de Bibian Blue. En ocasiones se puede olvidar el dolor de la lencería retro. Pero siempre vale la pena aguantarlo. [nggallery id=36] Fotos Guy Moberly COMPRA LAS MEDIAS RETRO AQUÍ  

    Confesiones de una escritora de sexo

    Desde que soy sex blogger, puedo confesar que escribir sobre el sexo puede ser tan agradable como el sexo verdadero. A veces, incluso puede ser aún mejor. A menudo, me preguntan si mis artículos son ficticios. Nunca escribo ficción, así que os aseguro que todo lo que escribo se basa en la realidad. Para mí, la realidad siempre supera la ficción y me da pena que hay personas que no creen eso. Cuando estoy a punto de comenzar mi próxima columna, paso un día con el título en mi cabeza antes de escribir nada. Me acompaña vaya donde vaya. Incluso en el supermercado cuando estoy tratando de decidir qué queso comprar – Mozzarella o Havarti normalmente – el título está en mi mente. Hago una búsqueda mental por mis archivos “Venus” de experiencias morbosas que he vivido y de historias que mis amigos me han confiado a mi. Todo ayuda. A veces, cuando estoy escribiendo, el tema en cuestión empieza a excitarme. A veces tanto, que decido que merezco un descanso con mi vibrador favorito. Usar mi vibrador también me ayuda cuando sufro un bloque mental, o si me quedo sin ideas. Los detalles que me podrían haber parecido confusos mientras estaba sentada delante de mi ordenador, se aclaran de repente cuando estoy horizontal. Menos mal que no trabajo en una oficina. Mi naturaleza masoquista como escritora de sexo se manifiesta cuando he terminado una primera versión del artículo. Normalmente, me lo envío por email para que lo pueda leer […]

    Pin It on Pinterest