Axilas

El fetichismo de axila, o maschalagnia, se está extendiendo actualmente entre la opinión pública gracias a los medios más populares. Los fetichistas de axila experimentan una poderosa atracción sexual hacia esa parte del cuerpo. Este fetichismo se desarrolla principalmente en dos direcciones, a menudo de manera simultánea. Algunos fetichistas se excitan por el aspecto de las axilas, ya sean afeitadas o con vello, al verlas en fotografías como sustituto del sexo femenino, de una manera voyeurística en cierto modo. Otros lo hacen a través de la observación directa de otras personas al levantar los brazos desnudos en un lugar público. Algunos otros se sienten atraídos también por el inconfundible olor proveniente de las axilas. Este olor es el más intenso que el cuerpo humano puede desprender y los fetichistas logran estimularse y excitarse tan sólo con él, sin necesidad de contactar piel con piel. Otras actividades asociadas con esta variedad pueden incluir lamer y/u oler las axilas, ya sean depiladas o con vello, exudadas o limpias. Una de la consecuencias de este fetichismo, puede llegar a ser la práctica del sexo con axila tomando esta zona como claro equivalente del sexo femenino y la vagina.

    Fetiche de axilas peludas – tres meses sin depilarme

    Por primera vez en mi vida, tengo axilas peludas.

    Nunca los di la oportunidad de crecer antes porque empecé a depilármelas muy joven. Afortunadamente, no soy muy peluda en general, salvo por la cabeza, por lo que si no me depilo durante un par de días, sé que no voy a convertirme en una gorila. Además el no depilarse con mucha frecuencia significa que no se me irrita la piel tampoco.

    La historia detrás de la portada de Primera Línea

    Antes de dedicarme al erotismo, trabajaba como comercial de exportación en una imprenta.  Fue entonces que empecé a hacer fotos fetichistas y tuve una fantasía de verme un día siendo “impresa” en las máquinas de la imprenta donde trabajaba. Hace poco, asistí al tiraje del libro “Inglés para pervertidos” y después de mi experiencia trabajando en una imprenta, me hizo mucha ilusión ver mi imagen salir de la máquina. Ahora, aparezco en  topless en la portada de la revista Primera Línea. Cuando vi una maqueta digital de la cubierta final me encantó el resultado.  En una época de demasiado photoshop y imágenes falsas, estoy contenta que en la portada de Primera Línea, no me han photoshopeado ni las pecas. Hace dos semanas estaba reunida y de repente sonó mi teléfono.  Era un antiguo compañero de trabajo de mi época en la imprenta. “No te lo  vas a creer…” me decía riéndose… Resulta que la portada de Primera Línea se iba imprimir en mi antiguo lugar de trabajo. Me imaginé como habrá sido la reacción en la imprenta en el momento de abrir el archivo de la portada, me hubiera gustado ser una mosca en la pared en ese instante. Para mí, fue como cumplir un sueño y decidí que tenía que asistir al tiraje, ya que esas oportunidades no se presentan muy a menudo en esta vida. Tenía que aprovecharlo. En el departamento de producción, me decían que tendría que enseñar mis pezones para hacer la prueba de color… Al […]

    El dolor de la lencería retro

    Cuando pienso en la lencería retro, siempre recuerdo el dolor que hay que aguantar para conseguir el look deseado. Vestirse para una sesión de lencería retro requiere un tiempo más que cualquier otro. Esto es especialmente cierto si hay un corsé en cuestión. Siempre tengo algunos problemas para ponerme el corsé sola, y muchas veces los fotógrafos me tienen que ayudar. Entonces descubrí la cantidad de control que tenía sobre ellos, cuando sentí sus manos temblorosas mientras me ataban. Cuando me cerraba los ojos me sentía como que me estaban atando poco a poco en un complicado juego de la esclavitud. Un corsé siempre cambia la forma de caminar y moverse. No sólo corrige una mala postura o impide que te encorvaras a la hora de sentarse. Así es como me sentí cuando me elegía mi lencería retro para esta sesión de fotos. Combiné unas medidas retro con costura de y un sujetador de punta de What Katy Did, un liguero de Van Doren y mi corsé favorito, el Black Ally de Bibian Blue. En ocasiones se puede olvidar el dolor de la lencería retro. Pero siempre vale la pena aguantarlo. [nggallery id=36] Fotos Guy Moberly COMPRA LAS MEDIAS RETRO AQUÍ  

    Confesiones de una escritora de sexo

    Desde que soy sex blogger, puedo confesar que escribir sobre el sexo puede ser tan agradable como el sexo verdadero. A veces, incluso puede ser aún mejor. A menudo, me preguntan si mis artículos son ficticios. Nunca escribo ficción, así que os aseguro que todo lo que escribo se basa en la realidad. Para mí, la realidad siempre supera la ficción y me da pena que hay personas que no creen eso. Cuando estoy a punto de comenzar mi próxima columna, paso un día con el título en mi cabeza antes de escribir nada. Me acompaña vaya donde vaya. Incluso en el supermercado cuando estoy tratando de decidir qué queso comprar – Mozzarella o Havarti normalmente – el título está en mi mente. Hago una búsqueda mental por mis archivos “Venus” de experiencias morbosas que he vivido y de historias que mis amigos me han confiado a mi. Todo ayuda. A veces, cuando estoy escribiendo, el tema en cuestión empieza a excitarme. A veces tanto, que decido que merezco un descanso con mi vibrador favorito. Usar mi vibrador también me ayuda cuando sufro un bloque mental, o si me quedo sin ideas. Los detalles que me podrían haber parecido confusos mientras estaba sentada delante de mi ordenador, se aclaran de repente cuando estoy horizontal. Menos mal que no trabajo en una oficina. Mi naturaleza masoquista como escritora de sexo se manifiesta cuando he terminado una primera versión del artículo. Normalmente, me lo envío por email para que lo pueda leer […]

    La subida del fetiche de axilas

    El fetiche de las axilas ha llegado al mainstream. Solo hay que mirar las portadas de las revistas de moda para ver su efecto. Si eres un fetichista de las axilas y visitas un quiosco, verás que su zona erógena favorita se ha convertido en la tendencia más popular de esta temporada. Nunca ha sido un mejor momento para ser un fetichista de las axilas que ahora. Este enfoque en las axilas es sólo el último de una serie de partes del cuerpo que han capturado la imaginación de los editores y los fotógrafos de moda. Esta lista incluye los sideboobs (pecho visto de lado) y los escotes de dedos de pié. Un booker de una agencia de modelos muy prestigiosa admitió recientemente que: “Hay una gran moda definida por la axila en este momento… pero tienen que estar suaves y sin pelos por favor.” Para algunos fetichistas de las axilas, se sienten especialmente atraídos por la imagen de una axila desnuda. Hay otros fetichistas que encuentran el olor de las feromonas y asociados con las axilas completamente irresistibles. En ambos casos, esto puede dar lugar al acto de sexo axilar. Personalmente, creo que el olor de las axilas peludas es horrible. Por un olor de axila dulce agradable, una axila peluda no es muy recomendable y la piel debe ser suave al tacto. El acto de la depilación en esta parte sensible además tiene mucho potencial fetichista. Para mí, lo más atractivo de las fotos fetichistas de axila es […]

    El fetiche sideboob

    Según la mayoría de las revistas del corazón, el “sideboob” es el nuevo escote. Un sideboob es cuando se ve el pecho de lado, pero sin ver el pezón. El “sideboob” de los senos sin sujetador, visto desde el lado, ahora es un gran fetiche gracias a la tendencia actual de vestidos sin espalda y camisetas con mangas muy anchas. Su creciente popularidad se desarrolla independientemente que sea de forma accidental o a propósito. El verdadero arte del sideboob es crearlo sin revelar el pezón, a pesar de que una insinuación pequeña de su silueta o su forma intensifica el espectáculo fetiche enormemente y genera un morbo tremendo. Sideboobs – por lo general visto en ropa suelta – son algo más sutiles que los escotes, pero igual o más efectivo. A diferencia de los escotes, que se pueden mejorar artificialmente por medio de sujetadores que “engañan”, el sideboob es el más honesto ya que solo se ven bien en los senos que pueden aguantar sin un sujetador. Cuando vi esta camiseta en un escaparate, me di cuenta que era perfecto para hacer fotos del fetiche sideboob. Su potencial fetiche era inevitable, así que tuve que comprarla. Antes de la sesión tuve que ser meticulosa y llevaba un sujetador hasta el primer “click” de la cámara para conseguir algunas marcas de compresión sobre mi piel blanca desnuda. Este sideboob no fue ningún accidente. Fotos Andrew O’Hara. [nggallery id=24]

    Pin It on Pinterest