Juguetes eróticos para explorar el BDSM en pareja. Antifaces, máscaras, bondage, esposas. disfraces y mucho más.
MAZE – cuero vegano by Bijoux Indiscrets

MAZE – cuero vegano by Bijoux Indiscrets

¿puedes ser espiritual y pervertido? La colección MAZE de Bijoux Indiscrets me permite serlo. "Emocionantes caminos que revelan direcciones secretas con un verdadero final: encontrar tu verdadero yo", dice el paquete. Esta filosofía ciertamente se ajusta a mi viaje espiritual actual. Me rindo al universo y veo dónde elige llevarme. Me llevará, espero, a los brazos de alguien que sea igual de espiritual y pervertido como yo. Acabo de recibir algunas piezas nuevas de la colección MAZE de Bijoux Indiscrets. Incluyen: arneses, un flogger, ligas y más. El rango ha sido aprobado por PETA (People for the Ethical Treatment of Animals).

Lea de Feelz Toys – Un Rabbit muy Feliz – Venus O’Hara Sex Blogger

Lea de Feelz Toys – Un Rabbit muy Feliz – Venus O’Hara Sex Blogger

Estaba de un humor terrible cuando probé Lea por Feelz Toys por primera vez. Estaba despierta y tensa. Me preguntaba si habría una manera fácil de relajar mi cuerpo y llevar a mi mente a apagarse. Entonces se me ocurrió que nunca habría una mejor razón para masturbarme. Después de todo, esa es mi solución para casi todo. Sería una gran oportunidad para probar un nuevo juguete además. Lea por Feelz Toys fue el primero en mi lista. Comencé a sentirme mucho más positiva

Reseña Caress – Un estimulador de clítoris revolucionario de Adrien Lastic

Reseña Caress – Un estimulador de clítoris revolucionario de Adrien Lastic

Lo que más extraño de tener sexo regular, es decir a menudo, son las caricias. Los encuentros casuales tienden a ser muy frenéticos y temporales para mi gusto. Normalmente prefiero una exploración corporal táctil total de mis zonas más sensibles. Pero yo normalmente voy directo al clítoris, saltando mis zonas erógenas, incluso cuando estoy sola. No hay que decir que esos lugares aún desean parte de mi atención. Después de todo, no es solo una cuestión de tetas y trasero.

La perspectiva de una ticklee

La perspectiva de una ticklee

El tickler paparazzo necesita lograr un balance entre su cámara con una mano mientras me hace cosquillas en los pies con la otra. No es fácil, y ser ambidextro es una gran ventaja. Tal y como él me dijo: “Ahora tengo las dos manos libres para hacerte cosquillas más intensas”. Me encantaba notar cómo sus grandes manos esculpían y rozaban mis pies atados para hacerme cosquillas. El contraste de sus palmas y dedos morenos con mis dedos pálidos hacía que mis pies se vieran finos y delicados.

Los mejores juguetes de fetichismo de cosquillas

Los mejores juguetes de fetichismo de cosquillas

En algunos kits de BDSM, los aparatos de cosquilleo de plumas que se incluyen no funcionan bien; proporcionan un poco de diversión y relajación para quien recibe las cosquillas, pero ya está. Si quieres hacer cosquillas a alguien de la manera apropiada, entonces debes considerar usar otro tipo de objetos. Los fetichistas de cosquillas de verdad lo hacen sin plumas mundanas ni pequeñas pelusas. Ellos saben qué juguetes fetichistas de cosquillas producirán los resultados deseados.

Fetichismo de Downblouse

Fetichismo de Downblouse

El downblouse es un tipo de fetichismo sexual o voyerismo. Se basa en la oportunidad que ofrece el tipo de vestimenta de algunas mujeres para que los hombres disfruten observando sus pechos discretamente. Algunos incluso pueden hacer fotografías no autorizadas de la parte superior abierta del vestido, blusa u otra prenda de alguna mujer. El valor de las imágenes de downblouse está aumentado desde el punto de vista del coleccionista, ya que esas imágenes de pechos o escotes se obtienen gracias a la oportunidad aleatoria.

Fetichismo de zapatos colgantes (Dangling)

Fetichismo de zapatos colgantes (Dangling)

Recuerdo que hace unos años vi una comedia en la televisión británica sobre Crash, una película controvertida protagonizada por James Spader que ya había sido prohibida en varios países. La parodia presentaba a una mujer anciana que intentaba aparcar su vehículo de tres ruedas en espacio muy pequeño. Ella iba arriba y abajo, dando golpes con el coche al frente y detrás. Había un hombre de pie detrás de una pared que se divertía observándola. Al final, cuando la mujer chocó contra el coche que tenía detrás, el voyeur llegó al clímax.